¿Qué es el drishti en Yoga?

La palabra sánscrita drishti se traduce como «mirada» o «punto de enfoque».

Es el punto de atención, o foco donde fijamos o hacia donde dirigimos la mirada y en el cual descansamos la mirada durante la realización de asanas y vinyasas, para no distraernos y mantener la concentración en el aquí y el ahora.

La manera de concentrarse con los ojos abiertos mientras se practica Yoga, se llama drishti, literalmente significa punto de enfoque.

De esta manera conseguimos eliminar distracciones y enfocarnos en aspectos más internos y sutiles de la práctica. La verdadera “mirada” es hacia el interior, es un ancla para nuestra mente.

Se aborda desde el aspecto físico Y mental, el punto en el que los ojos descansan y a la vez se centran. La verdadera “ mirada” es en dirección interna.

Pratyahara implica liberar los sentidos de su carga sensorial. Es decir, pasar de lo externo a lo interno.

La vista es nuestro sentido dominante, somos visuales por naturaleza y eso hace que sea fácil distraerse durante la práctica, ya sea porque estás mirándote los pies en Baddha Konâsana o te abstraes con la luz que entra por la ventana. Al contrario ¿no os pasa que a veces, al cerrar los ojos, nos perdimos en pensamientos del pasado o futuro?

La práctica de drishti permite que no nos distraigamos con las cosas que nos rodean durante la práctica.

“No hay Yoga si no hay atención”. 

Los beneficios del drishti

Dirigir la mente a un solo punto de atención evita que los pensamientos vacilen y se centren en lo externo; simultáneamente ayuda a practicar la fuerza y ​​la estabilidad de la mente para mantenernos centrados.

Resulta la clave en todas las posturas de equilibrio aunque tendría que estar presente en toda la práctica de Yoga. El equilibrio proviene de una mente en calma y no reactiva y la concentración de la mente comienza en los ojos.

Al fijar la mirada en un punto, se reduce la interferencia de los estímulos visuales externos, lo que facilita la entrada en estados meditativos más profundos y calmados.

La práctica de drishti, entre otras cosas, permite que no nos distraigamos con las cosas que nos rodean durante la práctica, dejando vagar la mirada, sino que dejemos descansar la vista en un punto mientras nos enfocamos en los aspectos internos y más sutiles de la práctica, como son las Bandhas y la respiración.

¿Cuántos drishtis existen?

En el sistema de Ashtanga Yoga que enseña Sri K. Pattabhi Jois, se mencionan nueve Drishtis, que son los que compartimos hoy:


1- La punta de la nariz – Nasagrai drishti. En la mayoría de las asanas como por ejemplo Samasthitiḥ. Muy utilizado en flexiones, como en Uttanasana, Prasarita Padottanasana o en extensiones como Urdhva Dhanurasana.

2- Los pulgares de las manos – Angushta drishti. Lo podemos aplicar en Urdhva Hastāsana, en Utkaṭāsana y Vīrabhadrāsana.

3- El tercer ojo – Brumadya drishti, es muy utilizado durante la meditación o en la postura del Pez (Matsyasana). En alguna secuencia de Suryanamaskar también (Ūrdhva Uttanasana) y durante Ūrdhva Mukha Śvānāsana.

4- El ombligo – Nabi drishti, miramos hacia el ombligo, muy utilizado en Adho Mukha Svanasana.

5- Hacia arriba, al cielo, como si mirásemos al infinito – Urvda drishti. Usamos este drishti en Upaviṣṭha Koṇāsana B y Ubhaya Pādānguṣṭhāsana.

6- Puntas de los dedos o palma de la mano – Hastagra drishti. Este drishti se practica en la postura del Triángulo – Utthita Trikonasana y Parivritta Trikonasana.

7- Los dedos de los pies – Padagra drishti. Mirar hacia el dedo gordo de los pies. Se utiliza en Navasana, y en posturas donde se requiere un enfoque en la alineación de los pies y las piernas como en la flexión hacia adelante como Paschimottanasana.

8 y 9- La izquierda y la derecha – Parshva drishti. Mirar hacia el lado derecho o izquierdo. Usado en posturas de torsión para ayudar a la alineación y la rotación de la columna vertebral como Utthita Hasta Padangushthasana, Ardha Matsyendrasana o Marichyasana C y D.

  • Muchas posturas tienen por lo menos un drishti prescrito pero en caso que el drishti indicado para el asana esté demasiado difícil, siempre se puede llevar el foco en frente de nosotros.
  • Cuando se practica el drishti, La mirada debe ser suave, manteniendo los músculos relajados. Para que ello suceda se debe prestar atención a los músculos intervinientes en el asana sosteniendo la postura para no tensionar los que no son necesarios.

¿Te interesa saber más sobre este tema? Prueba esta clase y practicarás la mirada enfocada.

Según mi experiencia, los drishti pueden surgir de forma natural si la mente alcanza un cierto grado de concentración. En ese momento, la experiencia sensorial externa pasa a un segundo plano y, en su lugar, emerge la presencia individual. Es decir, que ves con claridad tu modo de pensar, de percibir y de sentir.

¿Te gustaría profondizar en la práctica? En cada una de las clases de este curso, indicamos el punto de atención para que puedas enfocarte y encontrar tu «verdadera» mirada.

 Descubre nuestro Programa Calma y Confianza. Empieza ahora.

En resumen, el dristhi es un tipo de mirada para ver con mayor claridad que con los ojos.

Namasté.

Compartir

También te puede interesar...

Ritual de las intenciones

Hoy te propongo sentarte para hacer un ritual: el RITUAL DE LAS INTENCIONES: balance, semillas y Sankalpa. Es un ejercicio sencillo pero poderoso que puedes comenzar ahora, o hacer cuando estés tranquilo/a, antes de que acabe el año. Escribe @noe.natuva. PREPARACIÓN del Ritual Crea un espacio sagrado. Medita centrándote en la zona del corazón. Abre los ojos y empieza por hacer un balance del año 2021. BALANCE • ¿Qué miedo